S.C.A. San Isidro Labrador
"El viento los convierte en PLATA...
Y nosotros en ORO"
 

Diario de campaña: La recolección de la aceituna

La recolección de aceituna es el culmen a un año de cuidados del olivar y el inicio del proceso para la elaboración del aceite. Como cada uno de los pasos que conforman la producción del “oro líquido”, su recolección influirá en la calidad del producto final.

El momento de la recolección
El momento de recolección depende del tipo de aceite que se quiera obtener, se hará de forma más temprana cuando se quiera conseguir un aceite premium, pero lo normal es que se haga cuando se va a lograr el mayor número de aceitunas en un punto óptimo de maduración. La Asociación Española de Municipios del Olivo recomienda que la recolección de la aceituna se realice en el envero, es decir cuando el fruto está cambiando de color, pero deben ser expertos en la materia los que recomienden una fecha concreta en cada caso. En la provincia de Jaén, las olivas de campiña al igual que las de la variedad arbequina son más tempranas que las de alta montaña por las temperaturas que adelantan o retrasan la floración.
No existe una fecha exacta para la recolección anual de la aceituna, puesto que depende de muchos factores, pero en los últimos años las almazaras o cooperativas jienenses han iniciado su campaña a principios del mes de noviembre. La comarca de Mágina suele ser un poco más tardía por su altitud.


Forma de recogida
Una vez decidida la fecha, habrá que elegir la forma de recogida en función del terreno, las condiciones del olivar y de las posibilidades del agricultor o agricultora. Las nuevas tecnologías han revolucionado el proceso de recogida, llegando hasta el punto de tenerlo mecanizado en algunos casos casi por completo. En los tajos de alta montaña, como es el caso de Huelma y la mayor parte de la comarca de Mágina, se utilizan tanto las últimas tecnologías como los métodos más tradicionales.


Paraguas
Esta máquina hace vibrar al árbol de tal manera que las aceitunas caen dentro de los lienzos de plástico que lo envuelven. Se almacenan en el aparato hasta que se depositan en un remolque en el que se llevan a la almazara o cooperativa. Se trata de la herramienta que mecaniza más el proceso de recogida, puesto que con una o dos personas pueden recoger la extensión de olivares que se quiera. Otra ventaja que presenta es que todas las aceitunas caen dentro de la máquina. Los principales inconvenientes que tienen es su alto precio de compra y de mantenimiento y que es difícil de utilizar en terrenos en pendiente.
Existen otros métodos tan mecanizados o más que el paraguas, como son los recolectores, pero están indicados para olivas de pequeño tamaño preparadas para este tipo de recolección en terrenos muy llanos. Este tipo de recolectores se utilizan en fincas de producción intensiva, poco frecuentes en Jaén.




Vibradores de aceituna
Al igual que los paraguas utilizan una pinza que rodea el tronco del árbol y lo hace vibrar. Esta pinza mecánica normalmente está acoplada a un tractor o a un buggy de tres ruedas. Normalmente al “vibro”, como se le conoce coloquialmente, lo acompañan varios peones que apuran las aceitunas que puedan quedar en el árbol.
Su precio es igualmente costoso, aunque inferior al de un paraguas, y puede trabajar en terrenos más complicados.
Como inconveniente, algunos agricultores señalan que la vibración en el tronco hace daño al árbol.



Guitarras y peines
Las guitarras y los peines son la mecanización de las varas de aceituna tradicionales.
La guitarra es una herramienta mecánica, que se lleva colgada como el instrumento musical, y que hace vibrar las ramas del árbol, haciendo caer la aceituna. El peine es una herramienta similar con varias varas pequeñas a modo de peine.
Ambas máquinas pueden funcionar con combustible o con batería recargable y su precio es más asequible.


Vara
Es el instrumento de recolección de aceituna por antonomasia. Golpea las ramas del olivar para que caigan las aceitunas al suelo o a unos lienzos. Hay que varear con cuidado para dañar lo mínimo las ramas. Existen varas de diversos tamaños.


Ordeño
Se recoge la aceituna de forma manual, desprendiendo cada aceituna del árbol. Es un proceso muy largo y laborioso. Se trata de una técnica que se utiliza para la aceituna de mesa principalmente.


Otros instrumentos o herramientas que se utilizan para la recolección de la aceituna
Los lienzos, también llamados mantas o fardos, se utilizan para que la aceituna no caiga al suelo y por tanto pueda ser considerada de vuelo. Se utiliza junto a los vibros, guitarras, peines o varas.
La recolección de aceitunas del suelo se puede hacer de varias formas: manualmente, aspirándola con un aparato dedicado a este fin o juntando montones, que posteriormente se recogerán, a través de cepillos o sopladoras.
Otras herramientas de trabajo de la recolección de la aceituna son los remolques en los que se transporta la aceituna o los quark que a veces se utilizan para mover los lienzos.


Información de Teresa Guzmán